Ídolo plano de caliza procedente del yacimiento de La Pijotilla (Badajoz). Tiene una forma rectangular ligeramente estrechada en el centro. Presenta en un extremo dos ojos-soles con líneas curvas por debajo de ellos, que se interpretan como tatuaje facial.