Ídolo cruciforme de piedra caliza. Este tipo de ídolos se caracteriza por tener bien marcados los brazos que, de modo perpendicular al cuerpo, dan una silueta en forma de cruz.