Ídolo betilo en piedra caliza procedente de Bédar (Almería). Se fecha en el Neolítico Final o inicios del Calcolítico. Su silueta troncocónica, es decir, en forma de tronco partido representa el cuerpo humano.